ASOCIACIÓN KAI MEN KUNG FU TUCUMAN

MANTIS SIETE ESTRELLAS

Chat Seng Tong Long Kuen/Qī Xīng Táng Láng Quán (七星螳螂拳)

Estilo muy popular y extendido en todo el mundo, fue creado en 1640 por Wong Long. Nacido en la provincia de Shandong, Wong Long ya tenía conocimientos técnicos de esgrima y luchaba contra la opresión de la dinastía Ming. Por este motivo, Wong Long viajó por toda China en busca de nuevas y eficientes técnicas de combate. Wong Long viajó a muchos lugares, quedándose y entrenando por un tiempo en el monasterio de Shaolin de Henan.

Mantis

La leyenda que dio origen al estilo de la Mantis Religiosa comenzó cuando Wong Long perdió un combate con el General Han Tong. Confundido y desconcertado por la derrota, Wong Long meditó desesperadamente en busca de una solución para mejorar sus técnicas de combate. En uno de estos momentos de meditación, Wong Long se distrajo por la lucha entre una mantis religiosa y una cigarra. La mantis religiosa, más pequeña y frágil, venció a la cigarra rápidamente. Wong Long capturó a la mantis religiosa y comenzó a observar los movimientos del animal, repitiéndolos paso a paso y adaptándolos para el combate, creando así un estilo de arte marcial chino eficiente.
Con los años, el legado de Wong Long se ha mejorado y desarrollado por varios maestros de renombre, dando surgimiento y formación de varios estilos de mantis: Chat Seng (Siete Estrellas), Mui Fah (Flor de Ciruelo) , Baan Gwong (Tabla brillante), Lok Hap (Seis Armonías), Tai Kek (Suprema), Bei Mun (Cerrando la Puerta), Baat Bo (Ocho Pasos), Jeung Kuen (Puño largo), Tung Bei (Desde la espalda) y otros menos conocidos.
El nombre más conocido en mantis religiosa fue el Gran Maestro Wong Hon Fan, quien enseñó el estilo por muchos años en la Asociación de Artes Marciales de Hong Kong, formando muchos profesores.
El Chat Seng Tong Long Kuen tiene aproximadamente treinta formas de manos libres y seis formas de armas, y sus técnicas se componen de movimientos rápidos, cortos y precisos, donde el atacante penetra en el interior de la guardia del oponente, usando técnicas de puños, codazos y patadas cortas, que a menudo culminan con la proyección del oponente al suelo.
Típicamente un estilo norteño de kung fu, contiene acciones feroces que recrean el carácter agresivo de este insecto. Las acciones no tienen fin hasta que el rival se encuentra fuera de combate, combinando golpes, patadas, lances y palancas, ataques a puntos nerviosos y trabajos desde el suelo. Sus maniobras defensivas utilizan mucho la evasión.